Carrito

LA NADA QUE NOS SALVA

Andrés Ortiz-Osés

LA NADA QUE NOS SALVA

Nada es más real que la nada

dice Samuel Beckett

porque el trasfondo de la realidad

es la nada de que todo procede

y a la que todo vuelve mística

misteriosamente.

Nada nos salva y en consecuencia lógica

la nada es la que nos salva ilógicamente

del ser del tiempo crudamente creado

o proyectado

mas luego acogido en el espacio vacío

de inclemencias errores y terrores.

La nada define la deidad de Eckhart

vaciada aún de posteriores dioses y hombres

deidad que es nadidad originaria de que surge

la navidad o natividad en la que todos nacemos

y la vacuidad final de la muerte en la que todos

nos desvanecemos.

No es un panteísmo sino un panenteísmo

traducido en un nihilismo soteriológico

presidido por el pre-ser y poscedido por un pos-ser

vacío de sí mismo

como un alma vaciada de su cuerpo

y retornada a su origen verdadero.

La nada es ese círculo sin centro que coimplica

los seres en su ausencia y presencia

la preexistencia que precede a la existencia

y la posexistencia que recoge su esencia deyecta

acogida cual muerte que nos salva

de toda posterior mortalidad.

La nada es apertura inicial y abandono final

la nada que nos salva de la nada

el ab-soluto disolutor y liberador de toda absolutez

el que nos libra de la necesidad de ser encadenados

entitativamente al destino implacable de este mundo

impío así aplacado piadosamente.

Deja una respuesta
Copyright © Ediciones Matrioska 2021 
X
×