Los Templarios y el Templo de Salomón

Ediciones Matrioska

Compartir:

LA HISTORIA DEL TEMPLO DE SALOMÓN A TRAVÉS DE LOS SIGLOS
por Melinda Miceli

Conocido como el Beit HaMikdash o Casa de la Santificación, el legendario templo del rey Salomón siempre ha representado la casa de Dios en el mundo terrenal. El hijo de David, Salomón, con la fabulosa herencia de su padre, construyó un maravilloso Templo, también con la ayuda del rey de Tiro, que envió materiales finos, artesanos y finas artesanas. El Templo de Salomón o el Primer Templo se completó en el año 826 a.C. y se convirtió en un símbolo de Israel. Fue completamente destruida por Nabucodonosor II en 586 a.C. El Segundo Templo se construyó a la vuelta del exilio babilónico, a partir del año 536 a.C. Se terminó el 12 de marzo de 515 a.C. Fue restaurada el 21 de noviembre de 164 a.C. por Judas Macabeo.

El Templo de Herodes fue una gran ampliación del Segundo Templo, incluyendo una reordenación del Monte del Templo. Fue iniciada por Herodes el Grande hacia el año 19 a.C. y no se completó en todas sus partes hasta el año 64 d.C. y fue destruida por el emperador Tito en el año 70 d.C. David vivía en Jerusalén con su familia en una suntuosa casa construida con madera de cedro, una madera preciosa que le envió Hiram (Chiram), rey de Tiro. Hizo transportar el Arca de Dios a Jerusalén, guardada bajo una tienda, tal como Dios mismo había dispuesto en la Ley. Concibió el plan de construir un templo al Señor y habló de ello al profeta Natán, quien, al ser informado por David de sus intenciones de construir un templo al Señor, manifestó su aprobación. Encontramos la descripción de la construcción del templo en el libro [REY I] 6:1.

El edificio seguía el modelo fenicio, lo que hace que el relato bíblico sea históricamente importante para conocer la configuración de los templos fenicios, y viceversa. David dejó a Salomón mucho oro y plata, destinados a la construcción del Templo. El relato bíblico habla de 100.000 talentos (3.000 toneladas) de oro (más que la producción anual actual) y 1.000.000 de talentos (30.000 toneladas) de plata. La Biblia dice que se emplearon muchos miles de obreros y artesanos especializados en la obra. Algunos eran no judíos (esclavos que sobrevivieron a las guerras de conquista en Canaán). Esta era la finalidad de los trabajos forzados que impuso el rey Salomón: debían servir para la construcción de la Casa del Señor […] A todos los supervivientes de los amorreos, hititas, ferezeos, yevos y jebuseos que no eran de ascendencia israelita, a los descendientes de los que permanecieron en la tierra y no habían sido destruidos, de éstos hizo Salomón esclavos […] Pero no esclavizó a ningún israelita Rey I 9:15-22a. Enormes piedras preparadas en las canteras debajo de la ciudad (Re I 5:17, 18) fueron colocadas gradualmente en los grandes muros, y dispuestas una al lado de la otra sin el uso de mortero, hasta que toda la estructura fue completada. El edificio tenía probablemente 60 codos (27 metros) de largo, 20 codos (9 metros) de ancho y entre 25 (texto griego) y 30 (texto hebreo) codos (unos 14 metros) de altura. Otras fuentes hablan de una altura de 120 codos (54 metros).

Finalmente, en el undécimo año de su reinado, siete años y medio después de su comienzo, el Templo se completó y permaneció vacío en la cima del Monte Moriah durante trece años completos. Se desconocen los motivos de este retraso. Al cabo de once meses, en el mes de Tishri del año siguiente a la finalización, tuvo lugar la consagración, de modo que el Templo fue consagrado durante las fiestas de Año Nuevo. Según la tradición bíblica, el Arca de la Alianza (Aron HaBrit) fue traída aquí. Por fin, el pueblo judío tenía su santuario y su residencia en el mundo inferior. El Templo, símbolo de la protección divina sobre el pueblo, era el lugar de encuentro con Dios a través de la oración y el sacrificio.

El templo de Salomón estaba estructurado como una «casa larga» que constaba de tres salas dispuestas de este a oeste: un pórtico de 4,5 metros de profundidad, una nave (el Santo) de 18,5 metros de largo y un santuario interior (el Santo de los Santos) de 9 metros de largo (1 Reyes 6:2-3.16-17). Alrededor de todo el edificio, a excepción del lado del pórtico, había tres pisos de habitaciones utilizadas como almacenes (1 Reyes 6:4-6.8-10). El templo de Salomón era similar en su forma a muchos templos sirios y cananeos desenterrados por las excavaciones del siglo XX, por ejemplo en Azor, Lachis, tell Tainat y ‘Ain Dara en el norte de Siria. Sin embargo, ninguno de estos edificios era tan simétrico, finamente decorado o espacioso como el templo de Jerusalén.

Como el de Ezequiel (Ezequiel 40:17, 28), el templo de Salomón tenía dos patios, uno interior y otro exterior (1 Reyes 6:36; 7:12; 2 Reyes 23:12; 4:9), cuya anchura desconocemos. El patio interior, el «patio de los sacerdotes», o «patio superior» rodeaba directamente el templo. (2 Crónicas 4:9; Jeremías 36:10). Las puertas de ambos patios estaban cubiertas de bronce (2 Crónicas 4:9).

El palacio real estaba situado en el patio exterior y probablemente tenía un pasaje privado que conducía al templo, pasaje que se cerró durante el reinado del rey Ajaz (1 Reyes 4.9.12; 2 Reyes 16.18). El pórtico del templo tenía 4,5 metros de profundidad y se extendía a lo largo de la fachada del propio templo. Es casi seguro que se encontraba en el lado oriental del templo, como en el templo de Ezequiel (Ezequiel 43:1; 44:1). La nave, o santuario principal, adyacente al pórtico, constituía el «Santo» (1 Reyes 6:17). Más allá estaba el santuario más interior, el Santo de los Santos, que era un cubo perfecto de 9 metros de lado (1 Reyes 6:20).

El interior del templo estaba decorado con tablones de cedro, adornados con los característicos motivos fenicios, flores, querubines y palmeras (1 Reyes 6: 18, 29) y cubierto de oro puro (1 Reyes 6: 20, 21). El suelo estaba cubierto de tablas de pino (1 Reyes 6:15); unas ventanas estrechas, situadas en lo alto de las paredes, por encima de las habitaciones utilizadas como almacén, garantizaban la iluminación del interior del lugar sagrado (1 Reyes 6:4). El techo del templo estaba cubierto con tablas de cedro (1 Reyes 6:9). En el techo, probablemente se adoptó la técnica de la época, que consistía en hacer un armazón de madera sobre el que se colocaba el yeso. El porche exterior estaba abierto y no tenía puertas. Dos puertas con bisagras, que se plegaban sobre sí mismas, permitían el acceso al templo. Las bisagras eran de madera de pino y estaban decoradas de forma similar a las paredes interiores (1 Reyes 6: 33-35). Las puertas de entrada a la sala principal eran de madera de olivo.

En el interior del lugar santo, al que sólo podían entrar los sacerdotes, y que probablemente estaba situado en el centro del edificio, se encontraba el altar del incienso, hecho de cedro y cubierto de oro. En este lugar había también diez candelabros, cinco a cada lado, y varios instrumentos necesarios para realizar las tareas sacerdotales (1 Reyes 7:48-50). Todos estos objetos eran de oro o estaban cubiertos de oro. Entonces había diez mesas con pan de la presencia del Señor, cinco a cada lado (2 Crónicas 4:8). Cada sábado, doce panes, especialmente preparados por los levitas con harina y sin levadura, se colocaban en estas mesas (Levítico 24: 5-9; 1 Samuel 21: 6). Entre el Santo y el Lugar Santísimo había una puerta doble de madera de olivo, decorada con motivos fenicios como querubines, palmeras y flores, y recubierta de oro. Dentro de estas puertas, velando el Lugar Santísimo había una cortina de lino, de color violeta, púrpura y carmesí con figuras de querubines (2 Crónicas 3:14). El Santo de los Santos era un cubo sin ventanas de 9 metros de altura, 4,5 metros menos que la altura total del edificio. Hay pruebas arqueológicas que se remontan al primer milenio a.C. de varios templos paganos en los que las escaleras conducían a un santuario interior elevado, y los estudiosos suelen hacer reconstrucciones del templo de Jerusalén siguiendo el mismo estilo, situando el suelo del Santo de los Santos a 4,5 metros por encima del suelo del Santo de los Santos.

En el interior del oscuro Lugar Santísimo había dos querubines colocados en su guardia, cada uno de 5 metros de altura, hechos de madera de olivo y cubiertos con 20 toneladas de oro puro (1 Reyes 6:23-28; 2 Crónicas 3:1-17). Las alas de los querubines medían 2,5 metros de ancho, por lo que la distancia entre la punta de un ala y la otra era de 5 metros (1 Reyes 6: 15-28). Los arqueólogos suponen que estos querubines eran probablemente similares a las esfinges egipcias, leones alados con cabeza humana.

El rey Balduino II de Jerusalén legó a la hermandad de los Templarios el lugar que hasta entonces había sido utilizado como su palacio, la mezquita de Al-Aqsa, en el lado sur del antiguo Templo de Salomón (conocido como el recinto noble o Haram esh-Sharif).

Los historiadores saben que el sagrado Monte Moriah se utilizaba en tiempos de guerra, o de peligro, como búnker de tesoros y documentos importantes. La Mishnah hebrea (obra contenida en el Talmud, el cuerpo religioso sagrado para la religión judía) nos dice que la «Tienda de la Reunión» se guardaba en las criptas del templo con todas las tablas de madera, soportes, travesaños, columnas y anillos. Otras tradiciones judías afirman que el Arca de la Alianza, el altar del incienso, el bastón de Aarón, la urna con el Maná y las Tablas de la Ley (estas últimas contenidas en el Arca de la Alianza) habrían sido escondidas, durante uno de los períodos de guerra, en un compartimento secreto bajo un cobertizo de madera en el lado occidental del Templo, cerca del Santo de los Santos. Incluso en la Edad Media, diversas tradiciones judías hablan de lugares ocultos, pasajes subterráneos y túneles bajo el antiguo recinto del Templo de Salomón.

«Jehudah Ha Levi», un médico y filósofo español conocido con el nombre de Judá el Levita, en un tratado titulado Cuzari, terminado alrededor del año 1140 d.C., escribió: «En el segundo Templo», escribió, «se colocó un pavimento de piedra en el lugar donde se suponía que estaba el Arca, y se ocultó detrás de una cortina, porque los sacerdotes sabían que el Arca estaba enterrada allí. Cuando construyó el templo, el rey Salomón sabía que estaba destinado a la destrucción, por lo que también dispuso habitaciones secretas en las que se podía esconder el Arca dentro de túneles profundos y sinuosos, confirmados por antiguas fuentes autorizadas. Se dice que el profeta Josías, siempre según Maimónides, ordenó a los levitas que escondieran el Arca y los demás ornamentos en una de las habitaciones que Salomón hizo construir especialmente durante uno de los ataques a Jerusalén.

Las diversas reconstrucciones de la explanada del Templo y el posterior asentamiento de Balduino II, habían requerido el uso de grandes establos, pero los del templo no habrían podido acoger al séquito de caballeros del rey de Jerusalén. Los trabajos de excavación realizados por los templarios en la explanada del templo revelaron la capa de suelo de la Puerta de Hulda en las inmediaciones de los antiguos establos de Salomón, donde se identificaron huecos cuya parte superior había sido cubierta por terraplenes de escombros. Charles Wilson y Charles Warren, dos eruditos del siglo XIX, llevaron a cabo planos y estudios arqueológicos muy detallados, en la medida en que lo permitió el gobierno musulmán, que siguen siendo fundamentales hoy en día. Por ello, numerosos investigadores afirman que podría tratarse de posibles cámaras subterráneas ocultas por una capa superior de escombros. Los análisis detallados han descartado el origen natural de estas cavidades, inclinándose por un posible origen artificial. Este descubrimiento podría llevarnos a la conclusión de que aún existen túneles, salas y galerías bajo el Monte del Templo, posiblemente inexplorados durante siglos. Ahora se confirma la presencia de túneles, salas y galerías bajo el Monte del Templo en Jerusalén. Los arqueólogos e investigadores, en la medida de lo posible, realizan y han realizado interesantes investigaciones sobre ellos. El único dato objetivo al que podemos referirnos con cierta certeza, pero examinándolo críticamente, es el famoso Rollo de Cobre encontrado entre los manuscritos hallados en el Mar Muerto en Qumrán. Este pergamino, según los datos que ahora poseen los investigadores, fue recopilado por la secta de los esenios, un grupo religioso ortodoxo lleno de fascinación y misterio. La secta de los esenios vivió durante unos 210 años, desde el 140 a.C. hasta el 70 d.C., en un asentamiento cerca del Mar Muerto. Su decisión de abandonar Jerusalén había sido dictada por la corrupción y la desviación religiosa que reinaba en el pueblo. Su comunidad se encontró así continuando una supuesta línea de pureza religiosa alejada de distracciones y desviaciones. Curiosamente, el pergamino analizado menciona escondites con documentos y tesoros enterrados, incluso por los propios esenios, poco antes de la destrucción de su comunidad en el año 70. Algunos de estos escondites se refieren específicamente al Templo de Salomón.

La actual mezquita de Al-Aqsa está alineada con el diseño y la restauración que le aportaron los templarios. Las modificaciones y restauraciones arquitectónicas presentaron un estilo totalmente nuevo y original, que ha sido comparado con un estilo protogótico por varios investigadores. Por ello, varios investigadores, entre ellos Graham Hancock y Louis Charpentier, plantean la hipótesis de que es a los templarios a quienes debemos los conocimientos utilizados posteriormente en la construcción de las catedrales góticas en Europa. En las mazmorras de la mezquita se dice que se encontró el patrimonio que los judíos escondieron en el siglo II d.C. para robárselo a los romanos: el Arca de la Alianza, la mesa del pan que estaba en el templo de Salomón, las Tablas de las Leyes de Moisés, incluso la Sábana Santa y el Santo Grial. Se sabe con certeza que a los templarios se les confió el Lignum Crucis, los restos de la Vera Cruz, encontrados en el siglo IV por la emperatriz Helena, madre de Constantino. La Cruz se perdió tras la conquista musulmana de Jerusalén, pero reapareció tras la toma de la ciudad santa por los cristianos. Desapareció para siempre en 1187, cuando los cruzados fueron derrotados por Saladino en los Cuernos de Hattin.

ÚLTIMOS LIBROS PUBLICADOS

×